EL HOMBRE SIN RUMBO…. (Por Juan Ramos Chávez)

EL HOMBRE SIN RUMBO….

El hombre sin destino, lleno de vacíos y de falsedad se ancla en la envidia, pues son tantos los malos hábitos que tiene, que se dedica a perder el tiempo en ver como triunfan otras personas.
Estos hombres desorientados perfeccionan el arte de maldecir y les molesta, les agobia y se llenan de rabia porque otros logran el éxito. Llenos de una energía negativa al final, estos hombres sin rumbo, pagarán la factura con el fracaso.

Estas personas malas, llenas de odio sufren porque a otras personas les está yendo bien, y a ellos simplemente no.
Estos hombres o personas desorientadas; sin metas, envidian y anhelan la buena armonía, el orden y el amor de otros hogares, sin tener en cuenta que ellos pueden ir construyendo lo propio.
Este hombre moderno, conoce el azul del mar, conoce el desierto; pero se pierde en sus arenas.

La envidia, pues nos hace ciegos y nos hace olvidar que somos humanos con ansias de poder, pero también humanos que podemos dar amor, sin envidias, y sin añorar la vida de otros. Hoy en vez de envidiar, empecemos a edificar nuestro destino, ya que el hombre ha sido marcado en la vida para romper cualquier tipo de cadenas que lo limita a obtener su libertad.

Ser libre es no imitar a nadie, es reencontrase y ser uno mismo.
En la vida, ser uno mismo, es lo fundamental. Dejemos que la envida se anide en otros corazones negros que sólo hacen la maldad.
La envidia, no debe ser ese camino fácil que nos vuelve personas frías y llenas de rencor, todo porque nos dedicamos a ver que hacen otras gentes, olvidándonos de apreciar la verdadera vida.
Dejemos a otros vivir su vida y comencemos a vivir la nuestra.
El hombre, siempre tendrá la luz y la fortaleza, porque ha tomado la ruta del amor, ahí comienza la felicidad….Sin envidiar a otros.

Por Juan Ramos Chávez

Comments

comments