DUEÑO DEL ESCENARIO… (Por Juan Ramos Chávez)

DUEÑO DEL ESCENARIO…

Cuando tu cabeza está a punto de explotar, cuando tienes la autoestima en la taza del baño, cuando crees que por ti el planeta va mal y que las crisis y lo más malo del mundo, han sido por tu culpa, es cuando comienzan las mentes tóxicas a entrar en ti. Te castigas porque has digerido los discursos sobre tu persona. Piensas que todo es negro, y tienes un camino sin salida, un tipo de laberinto con espinas que a cada paso que das te lástima y todo eso para mí, es una campaña que has hecho en contra de ti. Todo lo puedes sacar y salir de ese mundo irreal que solo te va causando cosas negativas.

En este tiempo, en esa etapa que te encuentras no habrá truco o estilo o método para lograr tus metas de conseguir dinero ni otros proyectos, porque simplemente estás en todo, distraído y descuidas como lo he dicho, tus objetivos primarios.
Por eso, ti tienes fe en ti, y te decides a pisar en los terrenos de la victoria, ya la hiciste. Desde hoy, ya comenzaste a ganar y te felicito. Sin duda, creo que ya empezaste a triunfar, porque serás una persona con dinero, pero como lo he reiterado, feliz.
Así que cuando te sientas un poco triste por haber intentado miles de cosas sin resultados, ve y date un baño de agua tibia, aprecia cada parte de ti; desde tu pelo hasta los pies y sabrás que tienes todo para atravesar cualquier barrera que te impide llegar a la meta.
En el espero ve la sinceridad de tus ojos. Siente que tu corazón palpita y que eso te hace candidato para aspirar a tener cosas mejores.

Ya en tu cuarto, pon la música que te guste, y baila si quieres. Si tienes loción, ponte un poquito, de preferencia de la que usaste cuando te enamoraste por primera vez.
No te distraigas de la música, es tuya te pertenece y hasta la tocas. Deja tus pies libres y estíralos con tus brazos abiertos en señal de triunfo.
Luego, recuéstate en el sillón o la cama, siente que eres la luz que ilumina un gran escenario. Que eres la persona que tiene con la boca abierta a miles de gentes en un gran auditorio y que todos te aplauden. Hoy pues la fiesta es para ti y desde ese instante, empiezas a construir tu gloria, tu éxito.

Eres la persona que todos ven. Eres la persona que en el escenario a todos convence y eres dueño de los aplausos, eres pues el dueño del escenario. Porque eres luz, fuerza, talento y creatividad. Sin la voluntad de levantarse de estar caído, poco se podrá hacer en tu vida.
Deja de llorar, lastimarte, hoy el escenario es tuyo. Que no te duela pensar en triunfar, es mejor tener que algo construido o logrado, que vender nuestra dignidad por algunos centavos.

POR JUAN RAMOS CHÁVEZ

Comments

comments